¿ Qué muestra ésta crisis de tu liderazgo?
7 junio, 2020

TRABAJO CON SIGNIFICADO

Uno de los grandes desafíos que ha supuesto la pandemia para las áreas de recursos humanos, es justamente asegurar que las personas tengan condiciones adecuadas para desempeñar sus labores. Muchos planes cambiaron debido a la pandemia y debimos volcarnos en adherirnos a nuevas formas de trabajo.

 

Mis preguntas un año después de haberse declarado el confinamiento es ¿En qué nos cambió? ¿Con qué nos quedamos?  ¿Cuáles son las nuevas realidades en el trabajo? Mas allá de las reuniones virtuales, el liderazgo remoto, las nuevas estructuras nos queda el verdadero significado del trabajo.

 

Significado, no solo para nuestra hoja de vida sino para la familia, los sueños y las oportunidades de crecer como personas. El trabajo en casa no es solo la posibilidad de flexibilizarnos ante nuevas realidades, sino también la oportunidad de que cada colaborador pueda convivir con los suyos al tiempo que aporta valor en su trabajo. ¡Qué oportunidad al que tenemos al frente para enamorar a las familias de nuestras organizaciones! ¿Qué hacemos como líderes de RRHH para que nuestra gente pueda vivir de verdad el equilibrio entre su familia y su trabajo?

 

A veces esta definición me incomoda un poco porque queremos dividir esas dos cosas cuando en realidad no son enemigos. Podemos ser significativos en el trabajo mientras somos buenos Padres y Madres. Podemos crecer profesionalmente, mientras nuestra familia es testigo de la forma en cómo nuestras habilidades van adquiriendo valor en el lugar donde pasamos la mayor parte de la vida. La familia y el trabajo no son enemigos, son complemento, y lograr encontrar eso que comparten es clave para que dejemos de afirmar que el trabajo destruye familias o que si quieres tener una familia feliz debes renunciar a tu trabajo.

 

Muchas personas se pasan la vida buscando el empleo perfecto, pero no se dan cuenta que es justo en el que están ahora. Uno no encuentra el trabajo perfecto. Uno lo hace perfecto. ¿Podemos aspirar a más? ¡Claro! pero que bueno es permitir que cada trabajo nos transforme desde adentro.

 

Tuve una jefe que me enseño la misión mas significativa de Gestión Humana y ese legado me acompaña siempre. La misión de Gestión Humana en una empresa es “honrar a las personas que trabajan en ella” Somos una especie de “Trader” de talento, nos aseguramos de que quienes invierten aquí su vida, tengan buenos “dividendos”. Me gusta la idea de vernos así. Trabajando por y para la gente.

 

Cuidemos como áreas de RRHH el no perder lo esencial entre muchos procesos, procedimientos e iniciativas que, aunque necesarias, no son lo mas importante.

No importa el cargo que tengas, lo que si puedo decirte es que, podemos crear una zona de grandeza justo donde estamos ahora.

 

Cambiemos primero el lugar donde trabajamos para poder tener un impacto en el mundo. La gente pasa casi un tercio de su vida trabajando y el papel de los líderes en la creación de significado en el trabajo es crucial.

 

Cada vez que una persona tiene un mal día en el trabajo, regresa a casa y se desquita con sus parejas, hijos o mascotas. En cambio, cuando hacemos del trabajo un lugar significativo (que no es perfecto) podemos hacer que las personas regresen a casa a hablar de historias fascinantes que suceden en este lugar y cuando eso pasa, los resultados llegan.

 

Cosas como el salario tienen significado. No solo se trata de pagar las cuentas. El salario para muchos es la posibilidad de comprar una nueva casa, pagar su plan dental, sonreír con confianza, ir al gimnasio, pagar la educación de sus hijos. Lo que se le paga a una persona define que aparece bajo el árbol de navidad. Cuando permitimos que la gente tome una tarde libre para celebrar el cumpleaños de sus hijos, estamos fomentando los espacios de familia y el disfrute de la maternidad o la paternidad. Cuando ofrecemos espacios de formación para que las relaciones de pareja mejoren, estamos diciendo que, nos importa que seas un buen empleado, pero también nos importa que seas una buena pareja.

 

No tenemos que competir con las familias, podemos trabajar con y para ellas.

 

Con cariño,

 

Liliana Escalante

 

 

 

Lililiana Escalante
Lililiana Escalante
Psicóloga / Esp. en Gerencia Estratégica

Deja un comentario

Contáctanos